Rafa Martínez | La satisfacción de formar a través de la cocina
17459
single,single-post,postid-17459,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-theme-ver-6.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive

La satisfacción de formar a través de la cocina

rafael-martinez-cordoba

28 May La satisfacción de formar a través de la cocina

La cocina nos da muchas satisfacciones: la sonrisa de un comensal cuando prueba un bocado, la motivación de crear nuevos sabores o la posibilidad de trabajar con un gran equipo. Pero, además, la cocina nos puede dar la satisfacción de ayudar y formar a jóvenes. Y así lo hemos hecho a través del proyecto “Aprender trabajando”, desarrollado por Cruz Roja en Córdoba y dirigido a jóvenes en riesgo de exclusión. Un proyecto que ha contado con más de un veintena de jóvenes que se han formado como ayudantes de cocina.

“Aprender trabajando” cumple en 2018 su sexta edición, y en él los jóvenes han interiorizado valores y competencias para su desarrollo profesional y personal. Tras tres ediciones participando podemos hablar de un programa de éxito, ya que algunos de los participantes han conseguido un puesto de trabajo, por lo que la satisfacción es máxima. A través de una formación de calidad hemos intentado aumentar las posibilidades de encontrar un puesto de trabajo en este sector.

En un principio, el proceso formativo lo comenzamos en aulas de Cruz roja, para los que alumnos adquirieran competencias en razonamiento matemático, comunicación, trabajo en equipo, adaptación al cambio y nuevas tecnologías. Unas clases que se apoyaron en la visita a algunas empresas locales.

En una segunda fase formativa, los alumnos comenzaron con las clases prácticas. La técnica de los distintos cortes, la gestión de una cocina, cómo ser un comprador de productos eficiente, o la elaboración de platos típicos cordobeses como el rabo de toro o el salmorejo formaron en el temario. Una formación que terminará con dos meses de prácticas en cocinas reales de establecimientos de la ciudad.

Los participantes han demostrado interés y motivación en estos meses por un sector que a algunos nos enamora. Pero también, por la parte de los formadores, debe existir esa implicación y compromiso. Todos los participantes formamos un grupo de trabajo, por lo que hay que ser conscientes que todos podemos aprender y mejorar en la cocina.

 

No Comments

Post A Comment